Medicina Nuclear

Es la especialidad médica que utiliza radioisótopos emisores de radiación, para el diagnóstico y tratamiento de una gran variedad de enfermedades.

Los estudios de medicina nuclear se caracterizan por dar información funcional, por lo que lejos de ser competitivos con otros métodos de imagen son complementarios.

Con respecto a la terapéutica, la medicina nuclear utiliza radioisótopos, incorporados al organismo por vía metabólica, como, por ejemplo, el yodo 131 en el tratamiento del carcinoma de tiroides o el estroncio 89 y samario 153 en la terapia del dolor óseo de origen tumoral.

Para el diagnóstico oncológico, igual que para otras patologías, la medicina nuclear dispone de dos tipos de técnicas: pruebas in vivo y pruebas in vitro.

Las pruebas in vitro se realizan a través de tomar una muestra sanguínea; las muestras orgánicas, por lo general suero, con objeto de determinar el nivel en sangre de ciertas sustancias producidas específicamente o no por el metabolismo tumoral y cuya elevación nos indica la proliferación activa del mismo o su extensión. Estas sustancias las conocemos como marcadores tumorales.

Las in vivo, técnicas de Gammagrafía o del PET/CT, se realizan tras la administración del radiofármaco al paciente.

Un radiofármaco, es la unión de un elemento radiactivo a un compuesto químico o molécula que sea afín a cierto tejido. El radiofármaco puede ser administrado al paciente por diversas vías como son: intravenosa, oral, intratecal, inhalatoria, intersticial, peritumoral e intratumoral.

Dentro de las técnicas gammagráficas, a su vez, usamos dos tipos de radiofármacos: los trazadores oncotropos, que son sustancias marcadas que se concentran activamente en el tejido neoplásico, existiendo un cierto contraste con respecto a su concentración en tejido sano, con lo que se obtiene una imagen gammagráfica positiva (aparece hiperfijación en el tumor), y los trazadores específicos de órgano, que son captados selectivamente por las células normales, y que en la gammagrafía ofrecen una imagen negativa o zona de ausencia de captación (es captado por el tejido sano, pero no por el tumor, por no ser las células de éste metabólicamente captadoras, o por estar mal perfundido).

¿Qué es el PET/CT?

Corresponde a las siglas de la Tomografía por Emisión de Positrones/Tomografía Computada. Este estudio establece un diagnóstico funcional de medicina nuclear detectando aquellas zonas donde el metabolismo se encuentra incrementado, en conjunto con imágenes de tomografía computada que muestran la localización anatómica.

¿Cómo funciona el PET?

Se inyecta una sustancia conocida como radiofármaco; el más utilizado es la fluorodeoxiglucosa (F18-FDG). Este radiofármaco se deposita en aquellas áreas donde el metabolismo glucolítico se encuentra incrementado. Los procesos oncológicos se caracterizan por tener células con alto metabolismo, haciendo del F18-FDG, un radiofármaco de gran utilidad en la mayoría de los procesos oncológicos.

¿Cuáles son sus ventajas?

Establece el diagnóstico de extensión previo al planteamiento terapéutico de un cáncer conocido; identifica tumor residual y cambios producidos poscirugía, quimio o radioterapia; localiza recidivas tumorales sospechosas clínicamente o por elevación de marcadores tumorales; permite hacer un nuevo estudio de extensión o reestadificación tras el diagnóstico de una recurrencia; permite valorar tempranamente la respuesta a un esquema terapéutico y la búsqueda del tumor primario en pacientes con metástasis de origen desconocido.

Nos interesa conocer su opinión, ponemos a su disposición el siguiente formulario de contacto.

Envíenos un correo ó comuníquese a nuestros números.

informes@medicanuclear.com
(55) 10 55 14 55 y (55) 51 19 99 79
55 62 94 11 05

menu